THE ROLLING STONES (Rock In Rio, Lisboa 29-05-14)

stonesEs alucinante que en pleno 2014 aún podamos disfrutar de un show de los Rolling Stones. Recuerdo cuando los vi en Benidorm, estábamos en el 2003 y todos creíamos que sería la última oportunidad, pero increíblemente, aquí están de nuevo once años después. Todo un privilegio para nosotros, sus fans. Los precios de las entradas son desorbitados, todo hay que decirlo, y más en los tiempos que corren, pero bueno, es lo que hay. En mi caso lo tenía claro, había que verlos, aunque fuera una vez más. Después del fallido intento de conseguir entradas para Madrid, decidí viajar hasta Lisboa, donde sus Satánicas Majestades encabezaban el cartel de Rock in Río. Valió la pena, pues ofrecieron un show fantástico. La inmortal “Jumping Jack Flash” dio el pistoletazo de salida a un recital de dos horas de puro Rock & Roll, con una banda disfrutando como si fueran niños y un repertorio lleno de clásicos (lógicamente faltaron muchas canciones imprescindibles), excepto la reciente “Doom & Gloom”, y “Out Of Control”, del irregular pero disfrutable “Bridges to Babylon”. Sorprendieron con alguna joyita inesperada (al menos para el que suscribe), como es el caso de “Live With Me”, que sonó como un cañón, “Respectable”, donde salió Gary Clarck Jr a marcarse unos punteos, o “You Got The Silver”, que sonó mágica, con un inspirado Keith Richards a las voces. Pero la sorpresa de la noche fue cuando el mismísimo Bruce Springsteen salió a interpretar a dúo con Mick la preciosa “Tumblin’ Dice”, dejando para los presentes uno de esos momentos que no se olvidan, sublime. Especialmente emocionante fue también cuando invitaron a Mick Taylor a tocar con ellos una apoteósica “Midnight Rambler”, donde hubo espacio para la improvisación, con un desbocado Mick Jagger (sigue siendo el frontman definitivo) sacándole humo a la harmónica, y los tres guitarristas intercambiando solos, gestos y miradas; impresionante. Este momento merecía ser recibido con la más grande de las ovaciones, pero nada más lejos de la realidad, y es que esa fue la única pega del concierto: la frialdad del público. Es posible que los portugueses no tengan el mismo entusiasmo que nosotros, pero me temo que el problema más bien radica en que un gran porcentaje de la audiencia no estaba allí porque ame la música de los Stones, si no para poder decir que allí estuvo, porque más que disfrutar de los conciertos, esta gente los colecciona, y… ya sabéis, ver a The Rolling Stones es uno de los tesoros más preciados. Es triste, porque muchos ni siquiera reconocieron al guitarrista que grabó los mejores discos de la banda. Resulta chocante ver a unos tipos de setenta tacos dejarse la piel en escena, y mientras, gran parte del público, que en su mayoría podrían ser hijos, e incluso nietos suyos, apenas bailaba ante algunas de las mejores canciones del Rock. Es lo que tiene ver a una banda como ésta hoy en día, al igual que pasa con Springsteen, U2, o cada vez más con AC/DC, mal que nos pese. Pero lo que de verdad importa es que los Rolling Stones están de vuelta, y afortunadamente ellos no cambian; y eso hay que celebrarlo y disfrutarlo. El espectáculo llegó a su fin al ritmo de “Satisfaction”, que, con fuegos de artificio incluidos, pusieron el broche de oro a una velada inolvidable. Siguen siendo los más grandes. Que ustedes los disfruten en Madrid.

TEXTO: JUANVI PEDRO GILABERT

FOTOS: BRIAN RASIC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s