ENTREVISTA ‘77

Aprovechando que este próximo sábado se celebra el Igualada Rock City, y que los barceloneses ’77 son los encargados de cerrar el festival, nos pusimos en contacto con ellos para hablar del placentero presente que están viviendo. La banda ha crecido a pasos agigantados y se está convirtiendo en un referente ineludible cuando se habla de hard rock hecho en la Ciudad Condal. Aparte de éxito estatal, también están siendo reclamados fuera de nuestras fronteras y, además, tienen un último disco (‘Maximum Rock’n’Roll’) en el que no pierden su sello de identidad, pero también se perciben nuevas miras. ‘Evolución’, creo que se le suele llamar; algo ineludible en cualquier banda con cosas que decir.

‘Maximum Rock’n’Roll’ es vuestro tercer larga duración. Creo que en él se aprecia que la banda empieza mostrar un buen equilibrio entre influencias y sello propio. ¿Estáis de acuerdo?

Realmente sí. No ha sido algo que hayamos hecho de forma premeditada, pero en el fondo sabemos que tenemos que encontrar nuestro propia identidad dentro del estilo que hacemos y eso cuesta bastante, sobretodo porque el tipo de rock and roll que tocamos es “bastante cerrado”, por decirlo de alguna manera. Es decir, tiene unos patrones a seguir muy claros y tienes poco margen de acción si quieres seguir haciendo rock and roll; pero sabemos que es cuestión de tiempo y experiencia, haciendo y grabando discos, y estamos seguros que el siguiente disco sonará más a ’77 que este tercero, y así sucesivamente. No nos cerramos a evolucionar, pero siempre lo haremos dentro del marco del rock and roll, que es lo que amamos y queremos hacer.

También he apreciado un novedoso acercamiento a la melodía por parte vuestra ¿Tiene que ver en ello Nicke Andersson? En los últimos trabajos de Hellacopters y en Imperial State Electric, Nicke le ha dado mucha preponderancia a las melodías.

Trabajar con Nicke en nuestro segundo disco, “High Decibels”, nos sirvió mucho para darnos cuenta de la importancia que tiene hacer que cada canción tenga su melodía y fraseo propios; y en este tercer disco, con la lección aprendida, ya hice los temas con una melodía más clara en mente, sobretodo los estribillos. Tanto Nicke como Fred no se cansan de insistir mucho para que cada fraseo, melodía y pronunciación sea perfecta en cada frase que se graba y ahora no conocemos otro modo de trabajo para las partes vocales que no sea ese. Son muy estrictos. Quizás a veces piensas que exageran un poco haciendo grabar a mi hermano más de veinte veces la misma frase, pero la prueba de que tienen razón está cuando escuchamos el disco y no le vemos fisura alguna. Realmente, saben de lo que hablan.

Hablando de Nicke, ¿cómo surgió la oportunidad de trabajar con él?

Es curioso, porque incluso antes de grabar el primer disco siempre fantaseábamos con la posibilidad de que algún día Nicke nos produjera. Éramos y seguimos siendo fans incondicionales de Nicke: nos gusta todo lo que ha hecho, desde Entombed hasta The Solution y, obviamente, Hellacopters e Imperial State Electric, así que para nosotros se trataba más de un sueño que otra cosa. Pero para suerte nuestra, un día estábamos en casa chequeando las bandas que tocaban en el Azkena del 2010 (año en el que tocamos) y vimos a un grupo que no conocíamos, Imperial State Electric. Al principio, pensamos que era una banda que imitaba a Nicke y los Hellacopters, pero para nuestra sorpresa, ¡vimos que se trataba del propio Andersson! Así que cuando tocamos, fuimos al backstage y le dimos un vinilo y un CD de nuestro primer álbum. Se lo escucharon en la furgoneta, por lo que nos contaron más tarde, y se quedaron flipando. Así que ese mismo año, cuando fuimos a tocar a Estocolmo por primera vez, él vino al concierto y ahí empezamos a hablar de la posibilidad de grabar un disco en su estudio de Estocolmo, con él a la producción.

77(c)Carles R_L5U7236También percibo que el rock hecho en España está alcanzando un gran nivel. ¿Creéis que es debido a que hay una generación de músicos a la que los tópicos españoles y el pop rock español de los ochenta ya les queda muy lejos o no lo han conocido?

Puede que sea eso, realmente nunca lo había pensado, pero es cierto que esa España más “cañí” e incluso casposa no ha salpicado tanto a nuestra generación y, hoy en día, con la facilidad de acceso a la cultura que hay, es más fácil que chavales que se interesen por el rock and roll puedan conocer todos los grandes grupos de la historia y empaparse de ellos. Mi hermano y yo tuvimos la suerte de que en nuestra casa nacimos con una colección de vinilos de rock and roll buenísima y lo único que hacíamos todo el día era escuchar todo lo que teníamos a nuestro alcance, intercambiar discos con vecinos y, obviamente, ir a las tiendas de discos y dejarse recomendar. Así que, de algún modo, si se quiere, es fácil salirse de los tópicos españoles y del pop rock español de los ochenta que mencionas y hacer música más universal apta para los públicos de cualquier rincón del mundo. La única pena es que a los grupos patrios se les sigue valorando poco dentro de nuestras fronteras. No podemos esperar más a que llegue el día en que eso cambie de una vez y se dé preferencia en festivales y demás eventos a grupos de calidad españoles, sean del estilo que sean. Aquí primero van los “guiris” y, luego, lo que sobre, para los grupos nacionales. ¡Tenemos que querernos un poco más!

Estáis teniendo también una buena proyección internacional. ¿Ha sido cuestión de estar en el sitio adecuado o vuestra mentalidad a la hora de formar la banda ya era pensando de puertas para afuera?

La verdad es que desde los inicios del grupo siempre hemos pensado que somos un grupo con posibilidad de proyección internacional, y por ello hemos luchado. Ahora, la cosa empieza a dar sus frutos: el camino no ha sido nada fácil, y no se ha tratado en absoluto de estar en el sitio adecuado. Lo que tenemos nos lo hemos ganado a base de tocar y tocar y tocar, allí donde nos han dado oportunidad; hemos hecho salvajadas, como conducir de Barcelona a Suecia por dos shows y volver, o irnos del norte de Alemania a Granada del tirón para no cancelar ni un show. Hemos dormido a menos quince grados durante días en una gira por Suiza, sin hoteles y sin mantas, nos hemos quedado tirados en medio de la nada muchas veces. Estuvimos viviendo durante nueve meses en Londres tratando de obtener algún tipo de contrato de management o discográfico ahí y no pasó nada. No recordamos peores días que esos (Risas). Realmente, no es nada fácil hacerse un nombre en el complicado mundo del show business: nunca lo ha sido y, hoy día, aun menos, pero es cuestión de trabajo duro, constancia, espíritu de superación y tener un producto de calidad, obviamente. Cuando todos estos factores se cumplen, tarde o temprano las cosas toman la forma que uno desea. Aun nos queda mucho por hacer, pero sabemos que ahora estamos en el camino correcto.

¿Qué diferencia veis en el extranjero, tanto a nivel de estructuras como de seguimiento de las bandas de rock?

Hay de todo. No se puede juzgar a todo un país, porque hemos visto que depende de zonas. Hemos tocado en puebluchos de mala muerte en Alemania y se ha llenado la sala y hemos tocado en ciudades grandes y la asistencia ha sido bastante escasa. Pero es cierto que en países como Alemania o Suiza, o en Escandinavia, la gente está más pendiente de bandas de rock and roll, va a los conciertos y compra merchandising. En cuanto a salas y promotores se refiere, hay de todo en todas partes: gente muy profesional y auténticos negados, pero… en general, fuera de España siempre nos tratan como a profesionales, y no como a cuatro chavales que tocan la guitarra. En Suecia, nadie entiende que un músico no cobre como cualquier otro profesional: se toman muy en serio que un músico es alguien que merece respeto por el simple hecho de ser músico y que debe cobrar por sus actuaciones, tener una cena decente y un sitio donde dormir siempre. Lo mismo pasa en Alemania o Suiza. Siempre que hemos estado de gira por estos países, la gente nos ha tratado con respeto y de maravilla. Por desgracia, no podemos decir lo mismo de España, donde sí que mucha gente nos trata de maravilla y siempre queremos volver, pero la norma general es que te quieran tomar el pelo.

Para finalizar, siempre habéis tenido encima las comparaciones con AC/DC. ¿Os han resultado molestas?

Sabemos muy bien que la influencia de AC/DC en nuestra música es muy palpable y no nos escondemos de ello, ya que esto es lo que nos gusta y sabemos hacer. Pero nos resulta molesto que nos digan que somos un grupo tributo o que plagiamos caras B de AC/DC, porque, sencillamente, eso no es cierto. No nos vestimos de Angus, mi hermano es frontman y guitarrista rítmico, la puesta escénica se aleja también de la banda de los Young y, lo más importante de todo, hacemos nuestras propias canciones sin tener en mente ningún tema de AC/DC. No nos molesta que nos digan que nuestra música está a la altura de discos clásicos de Bon Scott, eso para nosotros es un elogio inmenso, pero la línea que separa eso del desprecio que a veces hemos recibido por el hecho de sonar cercanos a los AC/DC de Bon Scott es muy fina. Simplemente, pedimos una cosa que consideramos que no es muy difícil de hacer: que nos dejen en paz, ya que somos libres de hacer lo que nos salga de los huevos y, si queremos hacer rock and roll, es lo que haremos. Queremos que se juzgue si nuestra música es buena o no por lo que es: música, más allá de comparaciones con otros grupos.

XAVI MARTÍNEZ

Anuncios

Un comentario en “ENTREVISTA ‘77

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s