KISSIN’ TIME: FERNANDO MARTÍNEZ REVISITA ‘ASYLUM’

Junto a Javier Rueda es el mandamás de la ilustre KISS Army Spain, Fernando Martínez ha demostrado su amor por el legendario cuarteto neoyorquino en publicaciones del calibre de Popular1, Metal Hammer y This Is Rock. Ahora, hace lo propio en Rock On, desvelando su particular relación con uno de los álbumes con más laca y colorete de la discografía ochentera de KISS.

Fernando Martinez Asylum‘Asylum’ (1985)

Siempre es curiosa la forma de cada uno de nosotros amamos a KISS, o nos volvemos fanáticos. En mi caso fue en 1982, viendo ‘3,2,1 Contacto’ en TVE, que en aquellos meses presentaba Sonia Martínez. Las imágenes con luces que forman el logo tipo Kiss encima de la batería de Peter Criss se grabaron a fuego en mí memoria. Perplejo y sentado delante del televisor, como hipnotizado, sin prestar atención a nada más, esto empezaba a ser el principio de un enganche total al mundo KISS. Las imágenes que el programa mostraba eran de la gira del Dynasty Tour de 1979 y estaba dedicado a las luces, que mejor que demostrar el montaje de un stage de KISS de finales de los ‘70 para explicar la función de los colores con las luces. ¡Pues a flipar un ratito con esos tíos que se pintan y tienen un show alucinante! Ver elevarse la batería de Peter Criss, los saltos de Paul Stanley, ver a Ace Frehley con su Gibson de luces y su traje con capa espacial, Gene Simmons dando pasos diabólicos por todo el Stage… ¡¡¡sí, señor!!!! Todo esto, para un adolescente de doce años, fue un impacto tremendo, y rápidamente la curiosidad empezó a buscar todo lo relacionado con KISS en tiendas de discos y quioscos.

Posiblemente, y dentro de uno de esos meses del ’82, encontré el mágico magazine Popular 1 dedicado a KISS en su totalidad, con la mítica portada de Gene Simmons (aún hoy, una portada difícil de superar por otros magazines); la revista me duró completa veinticinco minutos: fue recortada en mil pedacitos fotográficos… tenía fotos de KISS por toda mi habitación. ¡Qué locura!, estaba flipado, las miraba una y otra vez. Por suerte, hoy tengo completo ese magazine como oro en paño de mi colección.

Luego, llegó el Lp “Creatures Of TheNight”, y el saludo en castellano con los dos playback en el programa de TVE “Aplauso”. También la visita a casa de mi compañero de clase en la que había, literalmente, un museo a KISS: estaba absolutamente todo lo que había publicado y editado KISS desde 1974 hasta 1983, que había traído su hermano mayor desde Estados Unidos, de cuando este estudiaba allí. La mayor colección de KISS que había visto jamás en mi vida; me impresiono tanto que es uno de mis grandes recuerdos de infancia, ver la discografía completa hasta la fecha con sus inserts en 1983 era de lo más complicado en España, y este muchacho lo tenía todo en su casa, pero esa es otra historia…

En un día cualquiera como hoy, pero en 1986, estaba visitando una de las tiendas de discos que había en mi ciudad (Santander) en busca del último disco de KISS que había sido publicado unos meses antes, en 1985. Volvería a casa con un preciado LP nuevo, lo abriría con devoción y procedería a escucharlo y devorarlo surco a surco. Esa maravillosa experiencia se perdió con los años: para mí, aquello era un ritual. Me sucedió lo mismo con sus predecesores. Comprar un vinilo recién editado de KISS tenía una ‘magia’ brutal. El ritual de la visita a la tienda de discos, la búsqueda… el placer que obtenía de aquella experiencia era a menudo proporcional al tiempo y esfuerzo que le destinaba. Ahí lo tenía, en mis manos, el nuevo disco de KISS. ¡Es un dibujo de sus caras! ¡Y ya no está Mark St. John! Han vuelto a cambiar de guitarrista, un tal Bruce Kulick. La portada era, de entrada, una pequeña decepción: ‘Animalize’ y ‘Asylum’ no tenían la fuerza del ‘Lick It Up’ y no era nada macarra la imagen que mostraba en su contraportada coloreada. La banda empezó a usar largas chaquetas tipo uniforme con lentejuelas y pantalones y camisetas de muchos colores; era la época del chico guapo en el rock, el momento del pelo cuidado, buenos trajes, músicos atractivos… el momento de grupos como White Lion, Poison y Bon Jovi.

‘Asylum’ incluía una portada concebida por Paul Stanley y diseñada por la agencia publicitaria de Howard Marks. La portada incluía las cuatro caras de los miembros de la banda con la cara en un tono color carne, y los labios de cada uno coloreados con el color de esos miembros, o sus predecesores, en los discos en solitario de 1978. Iba a convertirse en la portada que los fans calificaríamos como una de las peores de la banda, y aunque la propia banda la defendía en esa época, Gene siempre la ha descrito como “una portada horrorosa”. El diseño coloreado del disco ‘Asylum’ viene porque Paul Stanley le mostró a Dennis Woloch la portada de un álbum que le gustaba de un grupo llamado The Motels que tenían una foto en la portada coloreada, el álbum fue grabado en 1984 y titulado “Shock”. Paul quería algo similar, que capturase ese tipo de concepto y diseño artístico y plástico del desarrollo del pop art. KISS hicieron una sesión de fotos y, posteriormente, algunas de ellas fueron coloreadas. Finalmente, quedaron plasmadas en la portada y contraportada del álbum. Paul Stanley diría del diseño final del ‘Asylum: “¡me recuerda a Andy Warhol!”

La expectación terminó. Tenía aquel último disco de KISS, su apariencia e incluso su olor a nuevo me ponían nervioso, y eso antes siquiera de colocarlo en el tocadiscos… Los vinilos de KISS siempre me ofrecieron esta especie de experiencia íntima. Ese formato era más sustancioso y me permitía disfrutar mejor de los diseños de las cubiertas y la parte interior. Del mismo modo, había algo muy reconfortante en el ritual de poner un disco en vinilo de KISS en el tocadiscos. Era un momento mágico, un momento que hoy en día estoy volviendo a recuperar como en antaño, como cuando era un crio de doce años y dejaba volar la imaginación con KISS. Con su primera formación verdaderamente sólida desde los cuatro miembros originales, el grupo continuaba hacia adelante y habían hecho un nuevo disco. Desafortunadamente, el resultado final fue este álbum titulado ‘Asylum’, que no sólo no alcanzó el nivel de excelencia marcados por recientes esfuerzos como ‘LickIt Up’ y ‘Creatures Of TheNight’, sino que también les metió dentro de una barrena en picado que duraría casi siete años.

KISS permanecieron en los estudios durante un total de ocho semanas, la menor cantidad de tiempo pasada por la banda en un estudio desde los días del ‘Dynasty’; también fue el plazo más rápido que KISS pasaron de una gira a un estudio desde la época de ‘Love Gun’. En esencia, fue su forma de mantener la espontaneidad, que pensaban había inflado su música desde el lanzamiento de ‘Animalize’. En otoño de 1985, ‘Asylum’, la continuación de ‘Animalize’, fue publicado. El disco inicialmente no alcanzó el estatus de platino, y las ventas en el extranjero, incluso con la distribución de Phonogram, sólo totalizarían la mitad de las seis cifras. KISS tenían un nuevo guitarrista, el tercero desde que Ace se marchó: Bruce Kulick, de treinta y dos años y de Nueva York, fue contratado después de que Paul y Gene se viesen obligados a dejar marchar a St John. No se hicieron demasiados cambios entre las grabaciones iniciales y el producto final, ya que la lista de canciones no cambió, ni había una variedad de canciones descartadas. El único cambio importante ocurrió con la modificación del título de una canción de “Run For Your Life” a “I´m Alive”. Retrospectivamente, los miembros de la banda tienden a mirar el álbum como nada más que una continuación de ‘Animalize’.

‘Animalize’ fue un álbum medio decente que tenía algunas guitarras terroríficas, y ‘Asylum’ debería haber sido el siguiente paso, pero no lo fue. Para Gene Simmons, la portada del álbum apestaba. Eric también expresó algo de decepción por tener dos canciones que había escrito para el álbum siendo descartadas sin consideración. El álbum fue la primera muestra en vinilo de Bruce Kulick para demostrarnos a los fans su talento como guitarrista y compositor, también el primero de la banda en tener tres videos musicales desde los tres hechos para promocionar ‘Rock And Roll Over’ en el Don Kirschner´s Rock Concert de 1977.

Hoy en día, le tengo un cariño especial a este disco: me trae recuerdos de unos años que siempre serán mágicos para mí. Más recientemente, recuerdo un 26 de Abril de 2013, yendo a buscar a Bruce Kulick al aeropuerto de Bilbao para llevarle en mi coche desde allí hasta Pamplona. A mitad del trayecto, le acerque el disco para que lo firmara y me lo dedicase: él sonrió y me dijo que le traía grandes y buenos recuerdos… tanto el disco, como la gira y su colega Eric Carr. Hablamos durante unos cuantos kilómetros sobre aquel álbum, y el talento de KISS en aquellos años ‘80…

http://kissarmyspain.com/

https://www.facebook.com/pages/KISS-ARMY-SPAIN/247436018623940?fref=ts

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s